Borracho de cine (Delirium cinematographicus)

Al salir de la sesión nos pusimos a debatir e intercambiar opiniones, igual que hacíamos otras veces.

«¡Venga ya! ¿En serio?» «Ojalá hubiesen terminado juntos…» «La vida no siempre tiene un final feliz.» «Si no te lo niego, pero ¿por qué ella no hace nada? Tendría que haber salido del coche e ir a por él.» «Yo pienso lo mismo. Si quieres a alguien, luchas por esa persona.» «Es muy fácil decirlo, pero ¿tú viste la tromba de agua que caía? Además, ¿por qué tenía que salir ella y no él?» Entonces intervine. No recuerdo muy bien lo que dije, pero a medida que las palabras salían de mis labios, las caras de mis amigos fueron adquiriendo un semblante de extrañeza. Cuando terminé, estaban boquiabiertos, perplejos. «¿Pero qué película has visto, macho?» «Que no, chicos… que es que no conocéis las bromas que gasta Manuel.» Pero no era broma lo que había dicho. Esta vez no. De eso estaba seguro. Y es que, lo que al parecer les había sorprendido era que la película que habían visto ellos y la que había visto yo apenas se parecían. En mi historia los protagonistas terminaban juntos. Pero ahí no terminaba la cosa, no. Se habían colado en mi relato personajes de otras películas, aunque yo parecía ser la única persona capaz de percibir semejante prodigio. No me asusté a pesar de que hubiese sido lo más lógico. Sin embargo, mi vida en los últimos meses había sido de todo menos lógica. Desde hacía un tiempo, no sabría concretar, veía por las calles personajes/actores del mundillo cinematográfico. Un día fue Marilyn, otro James Dean… Luego vino Norman Bates… ¿O era su madre? No lo recuerdo. Charlábamos un rato y al final nos despedíamos.

Hoy me acaban de ingresar en la unidad de psiquiatría. Dicen que no soy peligroso. Diagnóstico: Borracho de cine (Delirium cinematographicus). Escribo esta nota en una servilleta de papel con la esperanza de que algún alma caritativa la lea y, compadeciéndose de mi situación, me libere de este encierro involuntario al que me han sometido. He oído que me quieren tratar a base de pastillas, pero yo sé la solución: una buena dosis de cine y palomitas.

2 comentarios en “Borracho de cine (Delirium cinematographicus)”

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s